Luego de una primer entrevista y habiendo visualizado los bienes a vender, informaremos el monto de nuestra tasación para la venta, juntamente con las condiciones de nuestra contratación.

La decisión de practicar la subasta puede ser tomada unos días antes de la fecha tentativa de realización, siempre y cuando haya un Domingo de por medio para realizar una adecuada publicación, ya que es el día en que es leído por todas las personas asiduas a los remates.

Una vez firmada la Autorización, combinaremos día y horario para que nuestro personal comience con la clasificación, agrupación, presentación y catalogación de los lotes con un estudiado orden cronológico, especificación de tipo, calidad, cantidad y estado.
La publicidad comprenderá avisos en diario Clarín inteligentemente redactados para lograr una importante convocatoria de público; si la envergadura del remate lo requiere también se publicara en otros medios.
Un día antes y el mismo día del remate se exhibirán los diversos lotes con entrega de catálogos al público asistente, a quienes al mismo tiempo brindaremos toda la información que requieran.
El martillero indicará las condiciones del remate al público presente (forma, días y horarios de pago y retiro de la mercadería).
En el momento del remate los adjudicatarios de los bienes deberán entregar un importe en concepto de seña por sus compras, contra presentación de los recibos correspondientes por parte de la rematadora. Dicho importe podrá ser abonado en efectivo o cheque, el cual deberá canjearse por efectivo antes del retiro de los bienes.
Día de cobranza y entrega: una vez que los compradores han efectuado el pago total en efectivo en manos del propietario, correrá por cuenta y cargo del adquiriente el retiro de los bienes.
En todas las tareas inherentes al remate (desde la preparación hasta la liquidación de los bienes) intervienen los titulares de la firma.